Una de las lineas mas elegantes de la Roca de Arcs, en Villanova de Meia, sin menospreciar -por supuesto- ninguna otra, es la “Joan Freixenet”.
El trazado de la via, sorteando los techos y buscando los puntos débiles, destaca en la pared, a la derecha de la cicatriz que forma la “Wild Planet”.

Y por fin la hemos subido…. junto con la “Wild Planet”, “Amor de Madre” y el “Gran Diedro” de la Roca del Arcs, son las tres vias más espectaculares que hemos podido subir en Villanova, aunque quizás esta, sea la más obligada de grado de las mencionadas.

La aproximación es sencilla. Dejamos el coche al lado de la carretera, y en 20 minutos estamos a pie de via. Nos preparamos aqui, y con una corta trepada nos ponemos a pie del primer largo.

La via:

1er largo: Hay varios clavos y puentes de roca que aseguran el largo. Se protege muy bien, entran sobre todo alien y fisureros. V obligado. Se puede subir casi todo en artificial. Luego una salida en placa hasta la reunión. Hay dos reuniones posibles, una de frente y otra más a la derecha. Nuestra via tiene la R a la derecha. La foto superior es de este largo.

2o largo: Travesia a la derecha desde la reunión. Se puede pasar sin clavar, metiendo algún alien en los clavaderos en la travesia. Nosotros no metimos ningún clavo, pero se podrian meter. La salida es vertical, de buen canto, pero no hay mucho para meter seguros. Mucho patio.

3er largo: Los primeros metros son sencillos, hasta el puente de roca. Aqui hay un cordino roñoso que es dificil de cambiar, que nosotros reforzamos introduciendo un fisurero por el agujero del cordino. Y hay que escalar, ya no valen las mañas, ni subir en artificial. 6a obligado. Se sube en diagonal un poco hacia la derecha, para ponernos en la buitrera, y luego ir hacia la izquierda, hasta un gran puente de roca. Momento de tensión. Mucho ambiente, pocos pies para hacer la travesia y encima faltaba el piton que marcaba el croquis. Metemos el totem azul, el camalot rojo, un piton de progresión (el único que hemos clavado en la via), una planta que pasaba por alli y un fisurero perfecto para la salida del desplome. Ufffff.. Y todavia hay que llegar a la reunión…
Atención al segundo, por que hay un pendulo grandioso y hay que salir en libre.

4º largo: Otro techo nos corta el paso, pero este tiene parabolts. Pequeños, pero parabolts. Faltaba una chapa en uno de ellos, lazada con un cordino de llavero, pero hemos dejado una chapa recuperable y una tuerca. Ahora esta un poco mejor. Hasta el filo se hace bien, con uno (con dos mejor) estribos se llega bien a las chapas hasta la salida del techo, donde se acaba lo bueno y de nuevo salida recia, con dos clavos medio salidos y un buril que nos indica ir a la derecha. En este chapa conviene relajarse. Lo que viene ahora es vertical con roca buena. V.

En la foto, el mismo largo desde el final del desplome.

5º largo: Un largo sencillo, para disfrutar.
6º largo: Todavía no se ha acabado la vía. Quedan 40 metros de navegar, y tres clavos que encontrar.
Comienza de frente, hacia una sabina, para subir en diagonal ligeramente hacia la izquierda. Una vez arriba, antes del desplome, hay un clavo. Seguimos un poco hacia la derecha, por un pequeño desplome y buen canto de frente, hasta la reunión. Salvados.

Una ruta con ambiente, nosotros tardamos unas 6 horas de escalada, y no regalan nada.
Llevar el 6a asentado para no penar mucho, y dos juegos de aliens. Clavos recomendables.

Escalada con y gracias a Luiso.

2017 Javier Rodríguez.
Guias Buenaventura.