ALQUÉZAR, QUE VER Y HACER EN UN DÍA

Alquézar está de moda y así se ve reflejado en que esta localidad sigue recibiendo, año tras año, un mayor número de turistas provenientes de todo el mundo.

Hay muchas cosas que ver en Alquézar y un día puede ser algo escaso, pero si por cualquier razón tan sólo puedes pasar un día, a continuación te mostramos lo principal que no te puedes perder.

1. Mirador Sonrisa del Viento.

Nada más llegar a Alquézar un buen consejo es comenzar la visita desde el Mirador que se encuentra en la entrada superior de la villa, al lado de los dos parkings gratuitos. Ubicado en la parte más alta tienes unas estupendas vistas de la localidad.  

La Sonrisa del Viento es  la primera de las seis esculturas de arte contemporáneo que vas a encontrar en Alquézar, se trata de la única situada fuera del casco urbano.

Desde este lugar el conjunto urbano ofrece una visión pintoresca. La espectacular vista de la Colegiata y el espeso caserio a sus pies dibuja una media luna, como resultado de su topografía y trazado urbano defensivo. Destacan sus casas apiñadas unas con otras construidas en sillar, ladrillo y tapial  que se integran perfectamente  sobre un paisaje agreste de calizas y conglomerados, cuyo principal protagonista es el Cañón del Río Vero.

Puedes pasarte horas contemplando esta panorámica… 

Nota práctica:

Las calles de la zona monumental son peatonales y estrechas, así que mejor dejar el coche aquí y movernos andando. Traer un calzado cómodo.
Visitas Guiadas Conjunto Histórico- 974 318 990 / 636 928 783 o info@alquezarbuenaventura.com

2. De camino a la Calle Nueva.

Continua el recorrido dando un agradable paseo por la Calle Pilaseras, mientras contemplas que las vistas desde esta calle siguen siendo espectaculares .

El camino discurre por antiguos bancales de olivos que se han transformado en un parking de coches gratuito. Continua en dirección al Conjunto Histórico hasta encontrar  la plazeta del hospital con una bonita fuente formada por un gran monolito de piedra.Desde este punto dirígete hacia la Oficina de Turismo, ubicada en la Calle Nueva ,en el barrio del Arrabal.

Nota práctica:

Oficina de Turismo de Alquézar. Horario. aprox: 9:30 a 13:30 horas y de 16:30 a 19:30h. En temporada baja cierra miércoles y jueves.

3. Iglesia de San Miguel

La plaza de la  Calle Nueva  vas a encontrar numerosos bares, restaurantes, alojamientos y junto al frontón los baños públicos. El ambiente en temporada alta es increible, donde se reunen visitantes venidos de todas las partes del mundo.

Es imprescindible que te acerques debajo la Noguera, al lado de la Cruz y que vuelvas a deleitarte con otra bonita vista panorámica de la villa para que compruebes que esta villa es bonita la mires por donde la mires.

En este extremo de la  plaza  donde te encuentras  una  calle desciende  a la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcángel (S. XXII). Es una obra de carácter popular en la que llama poderosamente la atención la robustez y sobriedad del exterior que te dificultará adivinar que se trata de un edificio del periodo barroco.

Nota práctica:

Entrada a San Miguel gratuita. Horario aprox:10:00 a 20:00 horas. En la entrada un panel relata su historia y características arquitectónicas. Sistema automático de iluminación y audio, insertando una moneda. Misa dominical a la 13h (habitualmente).

4. Portal

Volviendo hacia la plaza, asciende por la calle de la derecha la cual te lleva a adentrarte en la primitiva villa a través de un bello portal gótico que da acceso a la parte más antigua de Alquézar.

Alquézar, contó (y cuenta) con cuatro entradas, la  conocida como Portal , donde el escudo de la Villa destaca sobre su arco, es la más representativa y mejor conservada. Un buen consejo es adentrarse a la primitiva villa por este lugar y entrar caminando, como lo harían ciudadanos y visitantes durante siglos,  salvo por la noche, cuando las puertas se cerraban hasta la mañana siguiente.

5. De camino a la Plaza Mayor por la Calle Pedro Arnal Cavero

Dejamos a un lado el Portal y penetramos por las estrecheces de la Calle Pedro Arnal Cavero, que nos lleva hasta la Plaza Mayor. En este camino por  calles empedradas nos damos cuenta de la variedad de materiales y sistemas constructivos de  las fachadas y del valor de los numerosos detalles arquitectónicos  la villa de  Alquézar medido en un conjunto urbano armonioso. Pocos pueblos en  la provincia han preservado de manera semejante sus edificios

Las flores emergen de algunas ventanas enrejadas para dar algo de color a una arquitectura en piedra algo sobria. Pero es la heterogeneidad de materiales en cada casa, calle, en cada trazado, la que convierte a Alquézar en un lugar especial. Pocas cosas han cambiado en la villa, salvo la llegada del turismo, por supuesto, que desde hace décadas se ha convertido en todo un baluarte económico para esta localidad.

6. El encanto de los Callizos

callejones de alquezar

Alquézar conserva su fisonomía medieval intacta, los callizos son buena muestra de ello, se trata de callejones en buena parte cubiertos,que se aprovecharon para situar habitaciones voladas, ganando así espacio para las casas. Según se cuenta en el pasado era posible cruzar Alquézar de un extremo a otro sin necesidad de poner un pie en la calle…El callizo de Gasquer junto con los arquillos ciegos que decoran la fachada de Casa Naya, es uno de los rincones más bonitos y fotografiados de la villa.

7. Capilla de Las Nieves

Poco antes de entrar en la plaza se encuentra esta capilla dedicada a la Virgen de las Nieves. La sencilla fachada que responde a modelos populares de la época, se construyó con sillares de piedra. Al interior, la nave de pequeñas dimensiones se cubre con bonitas bovedas de crucería.

Junto a la Capilla se ven las jambas de una puerta hoy cegada , donde si miras atentamente descubrirás rapidamente un grabado que representa la huella de dos zapatos.¿ que significado oculta este grabado? Quizá fuese el modo de anunciarse que tenia el zapatero de Alquézar allá por el siglo XVIII.

8. La Plaza Rafael AYerbe de Alquézar: Arquillos y soportales

Nada más empezar a ver columnas y soportales somos conscientes de que nos hallamos en la Plaza Mayor. De planta irregular, porticada y de una suficiente amplitud , acoge algunos de los casas más antiguas de la villa. No cabe duda que el emplazamiento es maravilloso.

En el pasado la plaza fue centro dinámico de la vida cotidiana de Alquézar, un lugar de reunión,un espacio ludico , pero sobre todo comercial desde que Carlos V concede a la villa de Alquézar el privilegio de poder celebrar mercados todos los jueves y una feria anual.

Nota práctica:

Actualmente se celebran dos mercados durante el año. Feria de Oficios y artesanía el último domingo de Julio y Mercado Agricola y Ganadero, en septiembre)

9. A por un buen dobladillo de almendras

Salimos de la plaza y tomamos la calle más dulce de Alquézar, la encantadora Calle Iglesia. De fondo se advierte la figura del  hermoso castillo-colegiata. Flanqueados por fachadas de viviendas,turismo rurales y panaderías, hacemos un camino de apenas 100 metros que hay desde la plaza hasta el Ayuntamiento. Este caparazón de no pocos siglos de antigüedad es parte de un paseo agradable y fotogénico en el que nos empieza a rugir el estómago con el olor que desprenden los hornos de las tres panaderías que elaboran los dulces y  anisados dobladillos. Un lugar perfecto para hacer un descanso y tomarte un dobladillo en una de sus terrazas o sentados en uno de los bancos que encontarás en el Paseo de la Calle Tallada, donde además vas a poder contemplar las mejores vistas del Barranco de la Fuente, la Peña Castibián y visitar la Cueva Mullón. Al final de este paseo encontrarás la entrada del Castillo-Colegiata.

10. El castillo – Colegiata Santa Maria la Mayor.

Nos ponemos frente a las puertas de la Historia. Es imposible no admirar un conjunto exterior cuyo origen es árabe pero que en la Edad Media los cristianos rehacen completamente, bajo la mano de Sancho Ramirez.

Tuvo varias fases en su edificación, reformas, ampliaciones y variaciones que salpican su estilo, claramente gótico tardio, con algunas reminiscencias románicas y aportaciones posteriores como el mudejar, renacentista o barroco.

Nota práctica:

(Nota práctica: Visitas al Castillo – Colegiata Santa María la Mayor de 11:00 a 14:00 horas y de 16:30 a 19:30h, precio entrada: 3€, teléfono 643 340 409).

11. Mirador o Vicon y Museo Casa Fabián

Desde la puerta de la  Colegiata toma la calle desciende hacia la izquierda y en 4 minutos  encontrarás el  Mirador O Vicon donde descubrirás  las mejores vistas que esconde Alquézar del Cañón del Río Vero.

Desde este lugar nos dirigimos hacia la Calle Baja para visitar “Casa Fabián”, el Museo de la vida y costumbres populares de Alquézar.

Nota práctica:

HORARIO MUSEO ETNOGRAFICO: 11.30h a 14h y de 17h a 20h. Precio 1.5 persona. Niños menores de 6 años gratis. Consultar día de descanso semanal. Tel:974 318 913 – 669405777

12. Hora de la Comida

Tras las visitas de rigor no queda sino abalanzarnos sobre una fuente de cordero. Las posibilidades son múltiples y la riqueza gastronómica se palpa en varios restaurantes de Alquézar, pero por experiencia y amabilidad de su personal nos quedamos con los que tenéis aqui, donde además del ternasco de Aragón preparan unos platos tradicionales para chuparse los dedos.

Para hacer la digestión seguimos paseando, esta vez por callejones menores donde todavía sobreviven algunas casas con los entramados de madera al aire. Y donde el anonimato y el silencio siguen haciendo acto de presencia. Calle Baja, Callizo de Sarrato o Calle Medio son algunas de ellas. Si bien Alquézar es pequeño, intentar perdernos se convierte en un acto de fe con recompensa asegurada. La altura de la torre Albarrana nos servirá de brújula y el Cañón del Río Vero de frontera.

13. Ruta de las pasarelas del Río Vero

Este recorrido lo podremos realizar en dos horas pero os recomendamos que lo recorráis sin prisas. En verano podéis llevar un bañador y pasar la tarde refrescandonos en las pozas del Vero que destacan por sus aguas limpias y cristalinas.

Para comenzar la ruta volvemos a la Plaza Rafael Ayerbe, lugar donde se cruzan las principales arterias de la villa. La ruta tiene dos entradas, una en la Calle Iglesia, en frente el Ayuntamiento y otro acceso desde la calle San Lucas, (tomando el primer desvio a la derecha),  que te lleva a la Monumental “Fuente del Barranco” S.XVI.

A partir de la fuente vas a adentrarte en un entorno de barrancos de extrema belleza y acantilados equipados por un sistema de pasarelas con impresionantes vistas sobre el final del Cañón del Río Vero. A lo largo del recorrido además de una interesante gelogía  podrás observar numerosas especies botánicas de gran interés, muchas de ellas protegidas por su alto valor ecológico.

Las vistas sobre el cañón y la posibilidad de refrescarse en las aguas limpias y cristalinas son los principales alicientes de esta interesante y bella ruta.

Nota práctica:

Os recomendamos llevar calzado de montaña, casco, agua y comida. Evitar días de lluvia y hielo y en verano las horas de máximo calor.
No recomendada para personas con vértigo y niños menores de 5 años que no estén habituados a andar por montaña.

Asimismo, si te ha gustado este entorno, seguro que después de recorrer la ruta de las pasarelas, querrás volver algún día a realizar el Descenso del Cañón del Río Vero , uno de los más bonitos que puedes encontrar en la provincia de Huesca. Cada año son miles las personas que visitan Alquézar con el pretexto de disfrutar de unas jornadas de barranquismo y a la vez, conocer esta preciosa localidad.

Nota práctica:

Salidas descenso del Cañón del Rio Vero todos los días durante la primavera y verano.Grupos reducidos. Reserva tu plaza con antelación llamando al 636 928 783.

Hasta aquí nuestra primera jornada…

Como habrás comprobado, hacer turismo en Alquézar es muy sencillo y se puede recorrer fácilmente a pie, aunque necesitarás un coche para las excursiones a otros lugares como el bonito pueblo de Lecina y su árbol milenario, los abrigos de Arte Rupestre de Colungo,  las Bodegas D. O  Somontano y el Cañón del Mascún en Rodellar, todos lugares increíbles que merece la pena visitar.

Para poner la guinda al día, te recomendamos que te acerques de nuevo al Mirador de la  sonrisa del viento, dedicale unos minutos mientras contemplas la espectacular vista nocturna de la villa bajo el resplandor de la  Colegiata iluminada … ¡y decides cuándo vas a volver a Alquézar!